SAVE THE NATURE...SAVE THE FUTURE














BARRUNTO DE MI MUERTE
Alfonso Orantes

Errante, sin moverme, en mi desierto
le hallé sin encontrarle.
Su presencia es el propio trasunto de la ausencia
envuelta en las verdades de lo incierto.

Pasa quedando. Cierra y deja abierto.
Es el solo poder de la impotencia y su existir,
la pura inexistencia en la perpetuidad de lo ya muerto.

Vino en mi sin buscarme,
y sin tenerle, la llevo en mí visible y escondida
y estoy viéndole siempre, aunque sin verle,
que en este mi infortunio está mi suerte,
pues llevando mi muerte entre mi vida,
es inmortal la vida de mi muerte.




¿Quién quiere vivir para siempre...?

No hay tiempo para nosotros,
No hay lugar para nosotros,
¿de qué están hechos nuestros sueños, que se nos escapan?

¿Quién quiere vivir para siempre?,
¿Quién quiere vivir para siempre...?,

No tenemos ninguna oportunidad,
todo está decididido para nosotros.
Este mundo solo tiene un dulce momento destinado para nosotros.
¿Quién quiere vivir para siempre?,
¿Quién quiere vivir para siempre,
cuando el amor debe morir?

Pero acaricia mis lágrimas con tus manos,
toca mi mundo con la yema de tus dedos,
lo podemos tener para siempre,
y podemos amar para siempre.

¿Quién quiere vivir para siempre?,
¿Quién quiere vivir para siempre...?,
Para siempre es nuestro hoy.

¿Quién, de todas formas, espera para siempre...?
Who Wants To Live Forever
Queen




El sentimiento frío, oscuro e inquietante de la muerte, es algo presente y constante en mi cuerpo y en mi cabeza. Desde mis primeros recuerdos de vida, desde donde alcanzo a recordar.

Casi todas las noches me medio despierto en algún momento, sintiendo mi respiración y la consciencia de mi cuerpo físico. Es entonces cuando me asalta el pensamiento de que un día estaré muerta, que ya no respiraré nunca más…y que este cuerpo que contiene ahora todo lo que soy, un día, o en cualquier momento dejará de estar vivo, se quedará inmóvil y frío y dejaré de existir.

Si, suena extraño y duro que yo piense en eso tantas veces, más de una vez al día algunas veces…

Pues si, aunque soy muy feliz y todo me da risa. Y cualquier cosa tiene siempre su lado bueno, la idea de mi muerte me acompaña en todo momento en mi vida. Así ha sido siempre y creo que siempre lo será.

Caminando a cierta distancia, pero mirándome. Así lo creo yo. Sin esconderse, sabiendo que la veo, que la miro, sabiendo que yo se que ella está ahí.

A veces se acerca un poco más, sobretodo cuando me despisto, cuando cree que no le hago caso.
En mi vida, a la muerte le gusta llamar la atención. Lo tengo claro. Pero creo que he aprendido a convivir con ella.

Escribir esto, es como decirle valientemente y a la cara: vale guapa, que si, que ya se que tú siempre estás ahí. Pero déjame espacio de momento. Aún respiro ¿sabes?…y necesito aire. Así que si no te importa, sígueme en paralelo, como siempre. Pero no te acerques tanto…a no ser que vayas en serio.

Y solo te pido una cosa…cuando vayas a hacerlo, hazlo rápido y por la espalda…que yo no te vea.
































A mi madre ... Princesa Guerrera

Esa mujer guerrera, hembra fatale,
esa a la que trataban de mutilar las alas.
Esa que nació volando
hasta que alguien le enganchó un cepo entre las piernas.
Esa mujer está llorando y de las lágrimas arrancará con fuerza.
Esa mujer de luna, mujer hermosa,
mujer de vientre aventurero.
Esa mujer que lucha a fuego y piedra con su tristeza.
Esa mujer hará eterna la primavera.
Esa mujer que tiene una rajita de luna entre las piernas, como un suspiro,
la que tiene un caracol viviendo en el ombligo.
Y pasa alguna noche en vela, porque tiene miedo,
esa mujer es la mujer guerrera.
Esa mujer que se metamorfosea,
esa que a veces se rebela y otras se queda sin fuerzas,
esa que grita y con su voz crea el universo lleno de estrellas,
esa mujer tiene que luchar si quiere ser ella.
Esa mujer a la que cercenaron la rabia, a quien también convencieron
de no escuchar sus emociones.
Y ahora se pelea dando puñetazos en el aire
y arrancándose las tripas de miedo a que no la quieran.
Esa mujer, esa, es la mujer guerrera.
Esa mujer que se esconde en las cocinas,
esa mujer de nieve, de noche negra,
esa mujer que esconde la cabeza bajo la almohada,
esa mujer de azúcar y de pimienta,
esa mujer es una fiera.

Esa mujer madre que decide cuándo y cómo quiere serlo,
la que quiso decidir y no se lo permitieron.
Esa mujer que juega con su sombra, Mientras arropa niñas y vigila la cena,
esa mujer que decidió no hacer más cenas,
Ésa es la mujer de la luna llena.
Esa mujer salvaje, mujer desnuda,
esa mujer sin ropas ni disfraces,
que se tumba en las terrazas a tomar el aire en las noches traicioneras.
Esa mujer testigo de su condena,
esa mujer es la mujer guerrera.

Poema de Fabia Garibola
Cuentos de callejas

Embalse de Mediano

Harley Davidson AD

...de un anuncio de Harley Davidson


Si tuviese que vivir mi vida otra vez, la próxima vez,
trataría de cometer más errores.

Me ralajaría.

Sería más tonto de lo que lo he sido esta vez.

Se que algunas cosas me las tendría que tomar en serio.

Tendría que arriesgarme más, tendría que tener más tropiezos.

Escalaría más montañas, nadaría en más rios y vería más atardeceres.

Comería más helados y menos judias.


Tendría que tener más problemas reales y menos imaginarios.

Mira, soy una de esas personas que vive con mucho cuidado, sana y prudentemente.

Hora tras hora, dia tras dia.

Ah, he tenido mis momentos y si tuviese que hacerlo todo otra vez, tendría que tener muchos más.

De hecho, trataría de no tener nada más.
Sólo momentos, uno detrás de otro.

Si tuviese que vivir mi vida otra vez.

Empezaría ir descalzo lo más pronto posible en primavera y aguantaría así hasta lo más tarde posible en invierno.

Haría más peyas.

Cabalgaría en más tiovivos

Recogería más flores salvajes.


FUNDACIÓN MONA

FUNDACIÓN MONA
Clika para acceder al enlace

FUNDACIÓN JANE GOODALL


Tribal Style-Rachel Brice

Vestida para trepar

Vestida para trepar
Escultura mural dedicada a la escalada en El Ateneu
"No os toméis la vida demasiado en serio; de todas maneras, no saldréis vivos de ésta"

Bernard de Fontenelle

Archivo del blog

Gracias por visitar mi blog. Vuelve cuando quieras...

...dime, dime...